No me apunto al día sin E-mail

email2.jpgComo estamos en los inicios de esta Web, quiero dedicar parte del tiempo a aquellos aspectos que son fundamentales en los comienzos de una buena gestión de marketing. Hace algunos días comentamos como el otromarketing empieza por uno mismo con una combinación adecuada de aptitudes y actitudes. Hoy quiero hablar de manera rápida de la gestión del tiempo y dentro de ésta, de la utilización del E-mail. Según un reciente estudio, los ejecutivos europeos podemos «perder» hasta tres años y medio de vida atendiendo el correo electrónico. Ante esta situación y otras generadas por el exceso del uso del correo electrónico, algunas empresas ya han instaurado en sus jornadas laborales, el día sin e-mail. Algo que desde mi punto de vista parece exagerado.

Estoy seguro de que casi todos hemos vivido situaciones en la oficina en las que cuando nos quedamos sin correo electrónico, parece que se acaba el mundo. Pues bien, ¿por que no aprovechar esta circunstancia para fomentar las relaciones personales con los colegas y los clientes hablando más a cara a cara y por teléfono? ¿Y por qué no implantar esta buena costumbre una vez que se arregla el E-mail? Desde aquí os propongo que, de manera habitual, cerréis el correo algunas horas al día o al menos jugar a cambiar su configuración, para recibir mensajes cada hora o cada 2 horas y no cada 5 minutos, que viene siendo lo habitual. Pero claro nada de esto sirve si no paráis de pulsar constantemente la opción «enviar y recibir», «enviar y recibir» …  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.