¿Qué robot se ha llevado mi queso?, por Rafael Tamames

En ¿Qué robot se ha llevado mi queso? Rafael Tamames, su autor, nos ofrece sus ideas en torno al cambio. Un cambio acelerado por la transformación digital, la automatización de procesos, la virtualidad o la robótica. Un entorno que nos permite hablar de de inteligencia y el aprendizaje de las propias máquinas.

Cuando hablamos de robots inevitablemente hablamos del futuro del trabajo. Y en el libro, Tamames nos propone algunas claves al respecto. En su opinión, las robots son más una oportunidad que un problema. Hay muchos empleos que ya no van a ser necesarios porque los van a desempeñar las máquinas, pero a la par, surgirá la necesidad de demandar nuevos perfiles profesionales, porque lo que está cambiando es la naturaleza del trabajo. Ajustarse a esta nueva situación requiere adquirir capacidades que hasta ahora no eran necesarias. Y para ello es fundamental la creatividad, no sólo entendida como la conexión entre personas o entre las máquinas, sino la capacidad de interacción entre ambas.

Hay muchos empleos que ya no van a ser necesarios porque los van a desempeñar las máquinas, pero a la par, surgirá la necesidad de demandar nuevos perfiles profesionales, porque lo que está cambiando es la naturaleza del trabajo.

Pero esta es sólo una de las visiones que nos ofrece Tamames en su libro. En otro de los aspectos que más me interesan, también nos explica como la ciencia se está viendo rápidamente asimilada por la tecnología. Por ejemplo, los algoritmos que ayudan a desarrollar planes de medios están evolucionando e integrando muchos más puntos de información, data personal y personalizada, en tiempo real, con variables de contexto, con información competitiva, adaptando el contenido, etc. Todo esto hace posible que en los próximos años veamos una aceleración en las posibilidades para alcanzar intimidad a escala entre las personas y los productos marcas y servicios.

Todo esto hace posible que en los próximos años veamos una aceleración en las posibilidades para alcanzar intimidad a escala entre las personas y los productos marcas y servicios.

Publicado por Editorial Alienta, a lo largo de las páginas de ¿Qué robot se ha llevado mi queso? entendemos y comprendemos (aunque en ocasiones quizás no compartamos) que las nuevas tecnologías no tienen porque ser el enemigo. Al contrario, las posibilidades que se abren para todos son inmensas y está en nuestra mano la opción de aprovecharlo. Sólo tenemos que descubrir cómo adaptarnos a lo que está por llegar para no quedarnos fuera de juego (pablo jiménez – otromarketing.es)