¿Big data y felicidad?

Creo en los datos. Me parece muy relevante su papel dentro de la estrategia de cualquier organización sin importar el sector al que ésta pertenezca ¿Ahora bien? Esta disrupción de los datos que afecta a empresas, usuarios, ciudadanos y sociedad en general… ¿Nos hace más o menos felices? 

Me ha parecido interesante dedicar unos minutos a escribir sobre esta cuestión, aprovechando el impacto que conceptos como Big Data, Internet de las Cosas o Inteligencia Artificial están teniendo en nuestro día. Muchas organizaciones de reconocido tamaño procedentes del sector bancario, telecomunicaciones o utilities, ya aplican estrategias de gestión de datos en su día a día para mejorar sus productos y servicios con el objetivo de facilitar la experiencia del usuario del cliente. Para esto ya aplican acciones de almacenamiento, extracción y procesamiento de datos en sus procesos de relación con el cliente.  

Al hablar de datos siempre se mencionan los mismos ejemplos vinculados a Netflix, Walmart o Amazon. ¿Están estas empresas haciendo más felices a sus usuarios gracias a la gestión de sus datos? Probablemente sí, porque su gestión de los datos para ofrecer al usuario una experiencia de relación más positiva con sus marcas y productos ya es una realidad. Ahora bien ¿seremos capaces el resto de organizaciones de mejorar la vida de nuestros usuarios? Es lo que se espera, puesto que otros ya lo han conseguido con anterioridad y la tecnología está disponible. 

Pero el objetivo de una iniciativa de datos no debe ser la tecnología, debe ser crear valor para el negocio. Y el negocio son los clientes. Somos los profesionales del marketing los que debemos trabajar para tomar decisiones en un entorno más infoxicado que nunca y responder a preguntas como ¿qué decisiones son útiles para mi negocio? ¿qué objetivos quiero alcanzar con la gestión de estos datos? o ¿qué datos necesito en realidad?, entre otras. 

Si en nuestra organización no sabemos lo que queremos y no pensamos más que en el cliente, vamos a perder mucho tiempo y dinero con esto del Big Data. Y todo porque no pensamos correctamente que dato necesitamos para conseguir la felicidad de nuestro cliente. Piensa en tu relación con las marcas ¿Te hacen cada día un poquito más feliz? (pablo jiménez – otromarketing.es)

 

Categorías